Cómo el caso #Caval demolió la relación de #Bachelet con los periodistas de #LaMoneda

La decisión de limitar el acceso de los reporteros a las giras presidenciales (medida que no fue anunciada a los ministros Burgos y Díaz) fue sólo el clímax de un creciente conflicto entre la Mandataria y los profesionales de la prensa. Ellos aseguran que todo partió cuando estalló el caso Caval.

Presidenta de la República asiste a 34* Aniversario del fallecimiento del ex Presidente Eduardo Frei Montalva

El pasado viernes la Presidenta Michelle Bachelet participó de la conmemoración de los 34 años de muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, que se realizó en la Plaza de la Constitución. La Mandataria, tras culminar el evento, se dirigió caminando de vuelta hasta La Moneda acompañada por su equipo de escoltas y su jefa de prensa, Haydée Rojas. La mayoría de los equipos periodísticos que estaban en el lugar la siguieron hasta Palacio para preguntarle sobre el caso Caval y la situación del cuestionado administrador de La Moneda, Cristián Riquelme.

Los periodistas insistieron en saber la postura de Bachelet con respecto a la formalización de su nuera, Natalia Compagon, la que se realizará este viernes, además de conocer si la Mandataria respaldaba a Riquelme. Esto, generó un completo caos entre los medios y el equipo de escoltas de Presidencia. “A juicio de La Moneda, la seguridad se vio sobrepasada”, comentan quienes estuvieron en el lugar.

Ese incidente marcó el quiebre entre Presidencia y los periodistas que cubren La Moneda, lo que terminó en el anuncio del gobierno de restringir la presencia de periodistas de los medios acreditados en los viajes presidenciales: si hasta hoy todos podían subirse al avión presidencial para las giras, desde el 29 de enero -día en que la Presidenta viajaría a Cabo de Hornos mientras su nuera esté siendo formalizada- será el gobierno el que escogerá qué medios van. Fue el lunes, pasadas las cinco de la tarde, cuando Haydée Rojas se contactó con Rafael Pardo de radio Cooperativa, quien representa a los periodistas acreditados de Palacio, para darle a conocer la decisión de Presidencia.

Ante la negativa reacción de algunos periodistas, Rojas bajó hasta la denominada “Copucha” (salón destinado a los medios acreditados) para explicarles la determinación personalmente al resto de los reporteros. Según explican periodistas a “El Líbero”, la jefa de prensa de Presidencia les explicó que la decisión se debía netamente a “motivos económicos” para abaratar los costos de los viajes y que imitaba medidas que habían tomado otros países, como Alemania y España.

Sin embargo, si bien este impasse marcó el quiebre entre La Moneda y los periodistas, quienes conocen sobre el tema dicen que el hecho sólo fue “la gota que rebasó el vaso”, ya que existe una serie de episodios anteriores que causaron la radical decisión de Bachelet de restringir el acceso de los medios en sus viajes.

Fue a fines de diciembre cuando la Presidenta realizó el primer viaje oficial a la región de la Araucanía, en que los medios protagonizaron otro enfrentamiento con el equipo de prensa del gobierno. Esto, debido a que algunos periodistas fueron avisados de manera sorpresiva, durante la madrugada, que Bachelet viajaría pocas horas después. De hecho, en el avión presidencial jamás se les confirmó el destino real del viaje, lo que generó la molestia de varios medios de comunicación.

Además, La Moneda no quedó conforme con la cobertura que realizaron los periodistas sobre la visita de la Mandataria. Esto, debido a que, a juicio del gobierno, los medios se quedaron con lo sorpresivo y misterioso del viaje y con la ausencia del ministro Burgos y no tomaron en cuenta las actividades que realizó Bachelet en el lugar. “La Moneda está descontenta de cómo los periodistas han cubierto la agenda de la Presidenta”, dicen algunos periodistas.

Algunos días después, hubo otro round al interior de Palacio. La Presidenta sostuvo una conversación en off con los periodistas acreditados en la “Copucha”. En ese contexto, Bachelet apuntó a que ella creía que su hijo, Sebastián Dávalos, era inocente de todo en el denominado caso Caval.

Esa información fue publicada en La Segunda, lo que molestó tremendamente a la Mandataria y a su equipo de asesoras compuesto por Rojas y su jefa de gabinete, Ana Lya Uriarte. En ese episodio, a juicio de La Moneda, “se quebraron las confianzas y el fair play con los periodistas que cubren Palacio”.

Si bien desde la denominada “copucha” aclaran que la relación durante el primer año de gobierno de Bachelet fue relativamente buena, explican que todo cambió desde que estalló el caso Caval, hace casi exactamente un año. El equipo de la Presidenta comenzó a molestarse por la cantidad de contrapreguntas que le realizaban a Bachelet periodistas específicos con respecto al tema.

“En el primer año de gobierno, nunca hubo un incidente; no había amistad, pero un buen clima, lo que se quiebra cuando revienta el caso Caval. Ahora es una relación distante y tensa, en ningún caso una buena relación”, dice un periodista acreditado en palacio.

De hecho, a principios del año pasado, cuando la Presidenta ofreció un desayuno con la prensa donde se refirió al caso Caval, fustigó delante de todos sus colegas a un periodista, a quien llamó “canalla”. Esto, debido a que ese periodista había publicado en su cuenta de twitter un comentario sobre una eventual “pre campaña” de Michelle Bachelet, lo que molestó a la Mandataria. “Ése es un término que no existe y tú estás tratando de crearlo”, le habría dicho la Presidenta.

Ministros Díaz y Burgos no sabían de la decisión

En este contexto, influyentes fuentes del oficialismo confirman a este medio que ni el ministro vocero de gobierno, Marcelo Díaz, ni el ministro del Interior, Jorge Burgos, tenían conocimiento de esta decisión. De esta manera, tras el impasse del viernes con la prensa, Bachelet junto con sus asesoras Uriarte y Rojas, materializaron el acuerdo. Esto refleja, según dicen en el oficialismo, la poca participación del gabinete en las decisiones de la Mandataria y el hermetismo de sus decisiones.

Desde el gobierno explican que la determinación no fue bien recibida por su equipo de ministros. Esto, debido a que en la semana que se realizará la formalización del caso Caval, se debería evitar cualquier tipo de conflictos. En el oficialismo afirman que las comunicaciones de La Moneda “no están en sintonía con los momentos políticos”.

Link: http://goo.gl/XLZ0vB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s