Nueva mesa de la #Cámara sostiene que no podrá financiar aumento de #parlamentarios

Reforma al binominal prometió 35 diputados y 12 senadores sin mayor gasto fiscal.
Andrade promueve medidas de austeridad y ahorro, pero advierte que “los números no dan”.

Reforma al binominal

“Es un tema que hay que sincerar”, dice el diputado Gabriel Silber (DC), quien el próximo martes asumirá una de las vicepresidencias de la nueva mesa de la Cámara que encabezará Osvaldo Andrade (PS) este año.

A Silber le corresponderá asumir la gestión administrativa y, con ello, de un asunto del que se habla en voz baja en los pasillos: no hay plata —según los parlamentarios— para recibir a 35 diputados adicionales por la reforma electoral.

El fin del binominal se aprobó con el compromiso de la Presidenta Michelle Bachelet y el entonces ministro Rodrigo Peñailillo de que el aumento de parlamentarios no implicaría mayor gasto fiscal y que se financiaría con reasignaciones presupuestarias del propio Congreso. Pero, a tono con las exigencias de responsabilidad fiscal que está imponiendo Hacienda, el presupuesto de la Cámara se redujo este año en 3,6% este año y, según el secretario de la corporación, los recortes que están haciendo en diversos ítems —la digitalización significa ahorrar unos 80 millones anuales en papelería— son parte de una política de austeridad institucional y no para “hacer caja” con miras a la llegada de los nuevos parlamentarios.

Desde ya, Andrade resolvió no renovar hasta el 2018 los tres automóviles de la mesa —lo que significa ahorrar unos 100 millones— como otra señal de austeridad, junto con encargar al secretario que le proponga un plan con otras medidas. “Aun con estos esfuerzos habrá una brecha que no podremos cubrir”, dice Silber.

Este año el presupuesto de la Cámara es de $ 63 mil millones y sólo en dietas (9 millones 121 mil pesos por diputado) la incorporación de 35 parlamentarios más significan 3.800 millones de pesos adicionales. A eso hay que sumarle las asignaciones (15 millones por diputado), que totalizan otros 6 mil millones más. Y el secretario Miguel Landeros precisa que la habilitación de más oficinas en cuatro pisos implica otros 400 millones de pesos. “Los números no dan”, apunta Andrade.

Para el Senado lo que se viene no es dramático, porque hasta el año 2006 albergó hasta 48 senadores (incluyendo a los designados y vitalicios, escaños posteriormente suprimidos) y cuando pasó a los 38 actuales mantuvo su presupuesto. Por lo mismo, el Senado tiene espacio para instalar otros 12. Para efectos de dieta requerirá de unos 730 millones de pesos en régimen. Incluso, en 2018 se necesitará sólo una porción del monto, pues se sumarán sólo cinco senadores (la elección en el Senado es por períodos alternados) y el 2022 los siete restantes.

El lunes se reunió en Hacienda un grupo de trabajo, con representantes del Congreso y el Gobierno, que busca fórmulas para ajustar el presupuesto con el fin de financiar el aumento de legisladores. Según el senador José García (RN), la instancia debate formas para fijar dietas y su reajustabilidad, pero no se ha planteado la posibilidad de que el Ejecutivo comprometa fondos suplementarios.

Link: http://goo.gl/Givmss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s